Binding: la solución a los problemas de lectura infantiles

Los niños y niñas con algún tipo de trastorno asociado a la lectura deben hacer frente a una mayor complejidad de sus procesos de aprendizaje. Esto es debido a que la lectura interviene en la mayoría de asignaturas; los tiempos de procesamiento no son los mismos, porque las habilidades lectoras mecánicas no son las de la mayoría; y la comprensión de las distintas informaciones no tiene la fluidez esperada. Todo ello deriva en un mayor esfuerzo, en más lentitud y en errores varios, que probablemente no se darían si no fuera por dicho trastorno.

Durante mucho tiempo, padres, docentes, educadores y psicólogos han unido esfuerzos para crear protocolos de intervención, con el objetivo de facilitar y minimizar el impacto de este tipo de trastornos. Se ha avanzado considerablemente en muchos aspectos, especialmente en la sensibilización del sector educativo y en la convivencia de distintos trastornos en el aula. Sin embargo, hasta hace poco no se había podido progresar mucho en la mejora de los procesos lectores. Afortunadamente, esta situación ha cambiado radicalmente gracias a Binding.

Binding es el resultado de un trabajo de I+D liderado por la Universidad de Barcelona, en el que han contribuido 15 universidades de todo el mundo. A partir de distintos estudios que indicaban que se podían mejorar sustancialmente los rendimientos de la lectura en niños con distintas dificultades (dislexia y comprensión lectora, esencialmente), este equipo multidisciplinar ha desarrollado un método efectivo en el 90% de los casos con tan solo 4 meses de trabajo.

binding

El método de trabajo consiste en la metodología RTI (Response to Intervention), la única hasta el momento que ha resultado ser efectiva con la  reeducación de la dislexia. Esta metodología no solo supone una notable mejora en la mecánica y la comprensión lectora, sino que promueve la maduración de las regiones cerebrales que no se han desarrollado adecuadamente debido al trastorno. Las sesiones prácticas son diarias, de unos 15 minutos, y se realizan desde casa a través de un aplicativo online. Después de cada sesión un psicólogo revisa los resultados y propone una sesión adecuada a las necesidades del usuario para el día siguiente. Entorno al 70% de los niños y niñas consiguen un rendimiento lector equivalente al de su edad en un periodo de 5 a 7 meses.

El equipo de profesionales que lidera el proyecto se ha propuesto como objetivo no dejar a ningún niño sin una buena habilidad para leer. Por el momento, están logrando este loable objetivo, ya que todos las experiencias indican que Binding es una excelente solución a los problemas de lectura de muchos niños y niñas.

 

Lego WeDo: rompiendo los límites

En un anterior artículo, titulado Lego WeDo: iniciación a la robótica, presentamos la propuesta de Lego para que los niños y niñas puedan aprender las bases de la robótica y la programación con tan solo 7 años. El presente artículo, continua la descripción de WeDo, pero en esta ocasión con la mirada puesta en la secuenciación de aprendizajes.

Tal y como explicamos en el anterior artículo, WeDo se organiza en dos módulos de aprendizaje. El primero es el básico y fundamental, a partir del cual los niños pueden aprender a montar 12 robots que incluyen elementos mecánicos y sensores que dotan al robot de movimiento y funciones, que se ejecutan gracias a la programación de un software específico. El segundo módulo, es una ampliación del primero que plantea 6 nuevos robots que incluyen máquinas simples y complejas, que se inspiran en modelos reales como grúas, puentes levadizos o carretillas elevadoras. Estos dos módulos, que pueden suponer un trabajo equivalente a dos cursos escolares, permiten a los alumnos aprender los fundamentos de la mecánica y la programación de robots.

Si estos dos módulos los consideramos como el nivel 1 y 2 de la secuenciación de aprendizajes, el nivel 3 sería un nivel menos pautado que los dos anteriores, en el que los niños deberían construir y programar un robot a partir de un diseño finalizado. Es decir, deconstruir un robot terminado para reconstruirlo a partir del análisis y los conocimientos adquiridos en los anteriores niveles. En este sentido, es interesante explorar las propuestas de Robo Camp que han diseñado nuevos robots a partir de las piezas originales de WeDo. Estos son algunos de los ejemplos:

car-wedo manipulator-wedo elevator-wedo

El cuarto y último nivel es del alumno totalmente emancipado. Trabaja solo con la mente. No tiene montajes guiados, ni diseños finales, solo una idea o un reto. Es capaz de crear un robot, teniendo en cuenta el encaje de los elementos estructurales, con los funcionales, sin olvidar la programación de los mismos. ¿Podrías construir un helicóptero que mueva las aspas y además haga el ruido del motor? ¿Podrías crear una nave como las de Star Wars? ¿Cómo se movía una locomotora clásica?

 

helicopter-wedoEsta secuenciación en 4 niveles, requiere también de sesiones de trabajo en el aula que sean significativas. Aprender robótica tiene que traducirse en algo más que montar robots y crear programas siguiendo instrucciones. Para ello es necesario plantear retos y modificaciones antes los cuales los alumnos tengan que predecir qué ocurrirá. Por ejemplo, ¿si una rueda es sustituida en un engranaje por otra más pequeña que ocurrirá?, ¿podría conseguir el mismo movimiento con menos piezas alrededor del motor?, ¿qué ocurriría si la potencia del motor baja al mínimo? o ¿cómo podría iniciarse la acción con un sensor de inclinación?

De la misma manera, son interesantes las actividades de exposición y coevaluación entre grupos de trabajo. Explicar a los compañeros cómo han logrado completar un robot es sin duda una magnífica actividad competencial. Al mismo tiempo, evaluar justificadamente el trabajo de los demás supone un grado de análisis y comprensión mayor, que el que se realiza únicamente con el trabajo propio.

Por este motivo, sea cual sea el nivel de los alumnos, es importante diseñar sesiones donde la construcción de robots se combine con la reflexión, la exposición y la coevaluación. Este planteamiento supondrá haber construido menos robots al final de curso, pero sin duda se habrá alcanzado un grado de comprensión y competencia mucho mayor.