¡Bienvenido final de las vacaciones!

maxresdefault

Sí, sí y sí: las vacaciones han sido fabulosas, en familia, allí donde nos apetecía y hemos realizando las actividades deseadas… Y ahora es el momento del regreso. Tenemos tres grandes opciones:

  • Nos anclamos en el pasado: la nostalgia, qué bien que estábamos, por qué tienen que terminarse…
  • Nos proyectamos sólo en el futuro: cuánto nos falta hasta el siguiente periodo festivo y no vemos lo que tenemos ahora.
  • Vivimos con alegría lo que tenemos. Ya que el tiempo no se detiene (y la posibilidad de jubilarnos pronto para dedicarnos a nuestros quehaceres se aleja), vivamos positivamente aquéllo que tenemos. Y, para los que nos creemos nuestro trabajo en el mundo de la educación, mucho más y pongámosle nuestra pasión.

No, no y no: no envidio las rutinas; habrá días duros y cuando sonará el despertador desearé no oírlo. Tampoco la idea del castigo eterno y el «deber» de trabajar para ganarse el pan con sudor y lágrimas… Ni la idea de olvidar lo que nos cuesta conseguirlas.

Bienvenido final de vacaciones no es un deseo que terminen: es un canto a vivir en presente lo que tenemos y por lo que a menudo hemos luchado, la familia, nuestro hogar, allí donde vivimos, nuestro trabajo… lo que hemos forjado incluso con numerosas imperfecciones.

Bienvenido final de vacaciones es un canto a vivirlo todo positivamente; y a los que nos dedicamos a la educación, además a contagiarlo.