Qué es E-Learning?

En un post anterior hablamos de las 7 principales ventajas del E-Learning, pero…qué es E-Learning?

E-Learning no significa únicamente añadir tecnología a los procesos de aprendizaje, trata de integrar y mejorar el proceso de enseñaza y aprendizaje cambiando el modelo de aprendizaje. Con el cambio de modelo pasamos de transmitir información donde los docentes son los que poseen la información y los estudiantes tienen unos “recipientes” pasivos a un modelo que, gracias al uso de la tecnología, se promueve la participación activa, la creación de contenidos, la iniciativa para aprender, etc. Este cambio no significa que ya no se necesitan docentes sinó que estos estan cambiando su rol guiando, reforzando, motivando a los estudiantes en su proceso de aprendizaje.

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta cuando hablamos de E-Learning proviene del movimiento de Educación Abierta que promueve el acceso a la Educación para todas y todos compartiendo todos los recursos y prácticas pedagógicas posibles para cualquier persona que tenga acceso a Internet. El conociemiento debería ser gratis y abierto a todas y a todos, la colaboración debería ser fácil.

El siguiente vídeo explica muy claramente que es E-Learning y el cambio que  está significando en la Educación.

Competencias Digitales básicas

En el mundo en el que vivimos cada vez es más importante tener unas buenas competencias digtales, en otras palabras, disponer de las herramientas suficientes para poder analizar, seleccionar, y usar correctamente los dispositivos electrónicos con toda la información que generan junto con  sus programas y aplicaciones en cualquier ámbito de nuestra vida.

Digital Skills

Hace veinte años era básico apuntarse a un curso de mecanografía, actualmente empieza a ser imprescindible aprender a programar. Las competencias digitales van evolucionando y creciendo de la mano de los dispositivos electrónicos y toda la información que se genera alrededor. Otro dato importante a resaltar es que acualmente la información y la opción de crear contenido digital es al alcance del usuario; si quieres aprender lo puedes hacer sin problema con cualquier dispositivo y conexión a Internet. Poco a poco vemos más gente mayor utilizando el whatsapp, por ejemplo, sin mencionar, claro está, los nativos digitales que aprenden de una forma vertiginosa y sin ayuda alguna.

De esa forma las necesidades formativas van creciendo también acorde con las necesidades de la sociedad. Cada vez surgen más iniciativas alrededor de saber programar, haciendo hincapié en los más jóvenes y mujeres. Encontramos varias iniciativas interesantes para aprender a programar, competencia cada vez con más demanda.

  • Hour of Code (aquí nuestro post hablando del proyecto)
  • Make it Digital Recursos y cursos para niños y adultos dentros de la campaña Make it Digital por parte de la BBC en Reino Unido.
  • Code.org /Code Academy, páginas de referencia para aprender a programar. Destacamos su gran variedad de cursos de ambas para todos los públicos.
  • Ladies learning Code, iniciativa que facilita formación tanto a niños como a adultos a través de talleres y cursos en toda Canadá, potenciando el aprendizaje de programar con diferentes herramientas. Aunque la iniciativa surgió para facilitar a niñas y a mujeres aprender a programar, los niños y los hoembres son  bienvenidos.
  • W3Schools, la página de referncia de muchos programadores por su gran cantidad de tutoriales en relación a HTML, JavaScript, CSS, SQL y PHP.

Code

Y, a la vez, existen más opciones para poder aprender a programar fácilmente:

  • Blocky, lenguaje de arrastrar y soltar.
  • Ruby y Ruby on Rails sencillos de utilizar
  • Python, muy recomendable para principiantes.
  • JavaScript, por su buen funcionamiento en todos sus sistemas y navegadores.
  • HTML, imprescindible para poder programar una web.

Para finalizar os dejamos dos artículos (en inglés) de los compañeros de Mashable. El primero habla sobre las 10 competencias digitales básicas que se deberían tener al finalizar la universidad; el segundo, trata de la ya imprescindible competencia de saber programar.

 

El mobiliario de las aulas del futuro

La comunidad educativa y la sociedad en general coinciden en la necesidad de un cambio educativo. El debate es complejo y, pese a un importante número de conclusiones compartidas, todavía no se ha podido diseñar un modelo definitivo concreto. Entre estas conclusiones compartidas, la visión de una aula modular, capaz de adaptarse a diferentes metodologías de aprendizaje, es probablemente un común denominador.

Las aulas del futuro dejarán de ser espacios cerrados, unifuncionales, para convertirse en espacios amplios, modulares, con la capacidad de modificarse rápida y multifuncionalmente de acuerdo con las necesidades de aprendizaje de cada momento. En las aulas del futuro, los alumnos no tendrán porque estar segregados por edades, sino por intereses, necesidades y estilos de aprendizaje. Podrán agruparse en distinto número y con distinto mobiliario en un mismo momento y en un mismo espacio.

Mobiliario escuela

Algunas empresas ya están trabajando en esta línea. Han visualizado estas aulas del futuro y están desarrollando interesantes proyectos para dar respuesta a estas nuevas necesidades. En este sentido destacamos a Spaceoasis, una empresa inglesa que nos ha llamado la atención por sus creativas y funcionales soluciones.

Entre las distintas propuestas de mobiliario de Spaceoasis destacamos las mesas escolares, algunas con forma de pétalo, otras con forma circular con un arco de circumferencia invertido, que permiten distintas formas de agrupación y encaje, como filas de mesas; agrupaciones de 3, 4, 5 o 6 alumnos; disposición asamblearia o rincones de aprendizaje.

aula del futuro

También son interesantes los tabiques móviles que permiten crear espacios pequeños de distintas características dentro de una misma aula, como por ejemplo: espacios de lectura; espacios de trabajo individual; espacios de trabajo en equipo; espacios de reunión o espacios de exposición.

Aulas del futuro

Este mobiliario además permite diseñar espacios innovadores, cuando se combina con los recursos y materiales que habitualmente se usan en los centros educativos. Podría existir un espacio multifuncional que aunara biblioteca, aula multimedia y centro de información digital. Podrían idearse aulas en función de los materiales y los estilos de aprendizaje, de manera que los alumnos podrían aprender a partir de distintos itinerarios didácticos. Incluso se podría llegar a diseñar un entorno autónomo de aprendizaje.

Mesas escuela futuro

De hecho, las innovaciones en el mobiliario escolar conllevan repensar los espacios de los centros educativos y estos, a su vez, conllevan reflexionar sobre el modelo educativo. Así, pues, una buena manera de aproximarnos a la educación del mañana es empezar a cambiar el mobiliario de nuestras aulas.

 

16 competencias clave para los alumnos del siglo XXI

El Global Education and Skills Forum que se celebra anualmente en Dubai ha debatido en su última edición acerca de las competencias clave que realmente necesitarán los alumnos del siglo XXI. Una de las razones por las que el debate giró entorno a esta cuestión, fueron las conclusiones del World Economic Forum que subrayaban  la necesidad de un educación orientada a formar ciudadanos capaces de desenvolverse en un mundo tecnológico que cambia constantemente.

Esta necesidad no es nueva. Ya hace tiempo que instituciones, organismos y expertos del ámbito socio-económico alertan de un futuro próximo donde las personas ocuparan más de quince empleos a lo largo de su vida, algunas de los cuales ni tan si quiere existen ahora. Por este motivo el World Economic Forum ponía de manifiesto que un modelo educativo limitado a desarrollar competencias matemáticas, lingüísticas, científicas y artísticas es insuficiente, y que son tanto o más importantes las competencias vinculadas al pensamiento crítico, la resolución de problemas, la perseverancia, la colaboración o la curiosidad. De hecho, el World Economic Forum alertaba de la cantidad de estudiantes de todo el mundo (desarrollado) que no han adquirido algunas de las 16 habilidades y conocimientos clave para ser ciudadanos competentes en mundo del siglo XXI.

Davos education

Entonces, ¿qué competencias debería tener un ciudadano del siglo XXI?

Competencias básicas

1- Competencia lingüística

2- Competencia matemática

3- Competencia científica

4- Competencia digital

5- Competencia financiera

6- Competencia cultural y cívica

Competencias críticas

7- Resolución de problemas

8- Creatividad

9- Comunicación

10- Colaboración

Competencias personales

11- Curiosidad

12- Iniciativa

13- Perseverancia

14- Adaptabilidad

15- Liderazgo

16- Consciencia social y cultural

De entre todas las conclusiones de este foro educativo, probablemente la que más debería preocuparnos es la que hace referencia al impacto de la no consecución de estas 16 competencias. No es solo un problema de individuos que no van estar preparados para el mundo en el que deberán vivir, sino que es un problema de regiones, países y estados que dejarán de ser competitivos porque sus colectivos profesionales estarán infracualificados para los retos del siglo XXI.

Por qué los niños de hoy ya no aprenderán a conducir

Elon Musk CEO de Tesla Motors, uno de los principales referentes mundiales en la fabricación de coches eléctricos, comentaba en una entrevista que a los humanos se les podría prohibir conducir coches en unos 20 años.

La razón es muy simple, un vehículo debidamente programado y dotado de los sensores y herramientas de navegación pertinentes será mucho más seguro que cualquier humano. Para ilustrar esta realidad, Musk hacía una paralelismo con los ascensores. No hace tantas décadas había operadores de ascensores que se encargaban de llevar a las personas a los distintos pisos, hasta que se substituyó esta actividad humana por un circuito eléctrico. Hoy en día, encontramos otros ejemplos en otros medios de transporte que funcionan sin conductor, como trenes, barcos e incluso aviones.

Así, pues, los niños que están cursando sus primeros años en guarderías y colegios, no necesitarán formarse para conducir un vehículo. Será un competencia obsoleta al poco tiempo de disponer del permiso de conducción. Sin embargo, este nuevo paradigma del mundo del transporte, debería comportar otras competencias tanto o más necesarias y que convergen en dos áreas del conocimiento fundamentales: la programación y la geografía.

 

googlecar_2

 

Si bien los vehículos saldrán de fábrica con todo el hardware y el software para autoconducirse, los usuarios deberán tener la capacidad de personalizar y ajustar sus características, según las necesidades, las preferencias o las circunstancias puntuales que puedan acontecerse. Así mismo, estos vehículos deberán tener la capacidad de aprender, no solo a través de la experiencia en la carretera, sino también de la comunicación con el usuario. Por ello, el usuario necesitará tener una buena competencia a nivel de programación, que le permita desarrollar una correcta y eficaz gestión de su vehículo.

La navegación asociada a las distintas características de la geografía será sin duda otra competencia necesaria. Los usuarios deberán tomar un papel más activo para decidir los recorridos más pertinentes en función de distintos factores como pueden ser el coste, la presencia o no de puertos de montaña, la belleza del paisaje, la presencia de un pasajero que se marea, la meteorología, etc. Elecciones que probablemente los vehículos del futuro podrán ir aprendiendo y proponiendo, a medida que el usuario intervenga en el proceso instruyendo al ordenador de abordo.

Así, pues, dentro de 20 años no necesitaremos permiso de conducir porque los coches lo harán por nosotros. Seguramente, empezaremos a llamarles SmartCars o algo por el estilo. Bienvenido sea el progreso y la innovación, pero no olvidemos las competencias necesarias para hacer un uso seguro y responsable de las tecnologías que, cada día más, invaden nuestras vidas y cambian nuestro mundo sin apenas reflexión. No olvidemos ser también SmartCitizens.

6 tecnologías que irrumpirán en educación en menos de 5 años

El New Media Consortium es una comunidad formada por cientos de universidades, colegios, museos y centros de investigación de todo el mundo. Su objetivo es estimular y promover la exploración y el uso de los nuevos medios y tecnologías para el aprendizaje y el desarrollo de la creatividad. Cada año el New Media Consortium publica el Informe Horizon, un documento de referencia para conocer las tecnologías que protagonizarán los contextos educativos del futuro más inmediato.

La siguiente tabla, publicada por Audrey Watters, recoge las predicciones del Informe Horizon desde 2004, ilustrando el gran acierto con el que pronostica el NMC:

Horizon_2015

Las predicciones del último informe, toman como punto de partida el año 2015 y se proyectan a un horizonte de uno, tres o cinco años respectivamente:

En un año o menos

  • Bring your own device (BYOD) o trae tu propio dispositivo. La mayoría de los alumnos hoy en día dispone o puede disponer de su propio dispositivo (portátil, tableta, móvil…). Por un principio de economía y practicidad se extenderá el uso de los dispositivos propios, utilizando así el mismo en casa y en el centro educativo.
  • Flipped Classroom o la clase invertida. Se programarán las materias de forma que el trabajo teórico se realice en casa y el trabajo práctico en el centro educativo. Los profesores publicarán vídeo tutoriales, apuntes y otros contenidos sobre las lecciones, en vez de explicarlas en clase. En el aula, los alumnos aplicarán la teoría en la resolución de problemas, casos, experimentos; donde el trabajo cooperativo y la interacción con las otras personas supondrá un valor añadido.

En dos o tres años

  • Makerspaces o talleres creativos. La robótica, las impresores 3D, la creación de videojuegos o de contenidos multimedia son un excelente pretexto para nuevas formas de aprendizaje en las que convergen las principales competencias.
  • Wearable o tecnología que podemos llevar puesta. Ropa, calzado o relojes inteligentes son algunos de los ejemplos de una tecnología, cada vez más cercana e integrada con las personas. En este sentido, posiblemente las Google Glass son el principal exponente.

En quatro cinco años

  •  Adaptative Learning technologies o tecnologías de aprendizaje adaptativo. Es más que evidente que ni todas las personas aprenden igual, ni todas tiene un mismo punto de partida. La tecnología ofrecerá itinerarios personalizados que tendrán en cuenta los conocimientos previos de los estudiantes, sus habilidades e inteligencias y las necesidades de cada uno.
  • Internet of things o el Internet de las cosas. La conexión con la Red ya no será una característica exclusiva de ordenadores, tabletas y smartphones, sino que podremos encontrarlo en multitud de objetos cotidianos: neveras, cepillos de dientes, termostatos, etc. De esta manera su control remoto, monitorización y eficiencia posibilitarán un nuevo paradigma de nuestra relación con las cosas que nos rodean.

8 Competencias digitales para el mañana

En un entorno social y laboral en continuo cambio, resulta cada vez más evidente que la formación de los futuros ciudadanos ha de reunir una serie de competencias que les permita responder y adaptarse a las nuevas demandas profesionales, que con gran probabilidad irán apareciendo y extinguiéndose a un ritmo difícil de estimar. A nadie escapa ya que la formación recibida por los alumnos tiene una vida útil efímera. Todos los adultos necesitarán seguir formándose durante toda la vida y actualizar sus competencias de acuerdo con la evolución de su entorno laboral.

La digitalización de los negocios y de las relaciones sociales y profesionales conlleva una comprensión del mundo socio-económico con la que ninguna de las generaciones anteriores ha tenido que mediar. Las lógicas de la sociedad de la información no pueden limitarse a una clase magistral en algún punto del currículo, sino que han de ser el resultado de un itinerario formativo diseñado para que los alumnos de hoy sean profesionales de éxito mañana.

En este sentido, RocaSalvatella, consultores especializados en la transformación digital de los negocios y las organizaciones, publicó este año un interesante documento titulado 8 Competencias digitales para el éxito profesional. Señalan con gran acierto que <<la transformación digital no es un tema tecnológico sino una cuestión de visión, estrategia, cultura organizativa y rediseño de procesos. Es ser capaces de superar con éxito el reto de la gestión del talento en tiempos de redes>>. A modo de sumario las competencias descritas en este documento se resumen en el siguiente listado:

1. Conocimiento digital:

Capacidad para desenvolverse profesional y personalmente en la economía digital.

2. Gestión de la información:

Capacidad para buscar, obtener, evaluar, organizar y compartir información en contextos digitales.

3. Comunicación digital:

Capacidad para comunicarse, relacionarse y colaborar de forma eficiente con herramientas y en entornos digitales.

4. Trabajo en red:

Capacidad para trabajar, colaborar y cooperar en entornos digitales.

5. Aprendizaje continuo:

Capacidad para gestionar el aprendizaje de manera autónoma, conocer y utilizar recursos digitales, mantener y participar de comunidades de aprendizaje.

6. Visión estratégica:

Capacidad para comprender el fenómeno digital e incorporarlo en la orientación estratégica de los proyectos de su organización.

7. Liderazgo en red:

Capacidad para dirigir y coordinar equipos de trabajo distribuidos en red y en entornos digitales.

8. Orientación al cliente:

Capacidad para entender, comprender, saber interactuar y satisfacer las necesidades de los nuevos clientes en contextos digitales.

Competencias digitales

Estas competencias son cada día más demandadas por empresas e instituciones. A la vez que las formaciones internas de estas organizaciones se orientan cada vez más en esta línea. El hecho es que el entorno competitivo exige a todas las organizaciones optimizar su posición en su mercado. Y, hoy por hoy, la digitalización es la llave de bóveda. Por este mismo motivo, el sector educativo, y muy especialmente el universitario, debería diseñar nuevos programas curriculares para dotar a los alumnos de estas competencias, contribuyendo así a una formación de calidad y de acuerdo con las necesidades profesionales del siglo XXI.